jueves, 4 de octubre de 2012

Padre padrone


Aunque yo no soy uno de esos "espigadores" que mencionaba en la entrada anterior –por ahora, el futuro nadie lo sabe– lo cierto es que tengo cierta tendencia a mirar alrededor de los cubos de basura, ver lo que la gente deja fuera del contenedor, bien porque le otorgue aún algún valor y lo vea aprovechable, bien porque no le quepa dentro. O porque la persona en cuestión sea algo guarra, todo puede ser.

No sé si esa costumbre la adquirí cuando en la facultad me rodeaba de alumnos de Bellas Artes, los cuales tenían poco dinero, mucha tendencia al reciclaje y una imaginación que hacía que vieran en los restos de mobiliario usado todo un Leroy Merlin. O quizás empezó cuando tuve perro y me daba pena no dejarle olisquear al menos la zona más pulcra de esos rincones de desperdicios, imaginándome que debía ser para él una de esas sinfonías de olores que tanto gustaban a Mister Bones, ese inolvidable chucho que Paul Auster creó en su novela Tombuctú y que era un "espigador" de categoría. El caso es que hará un par de años encontré la película que les traigo hoy por el blog al lado de unos cubos de basura y en una vieja caja de cartón. Sospecho que la nominaron en uno de esos expurgos domésticos tan necesarios y resultó ser finalmente expulsada del domicilio junto a libros de bolsillo manoseados y un par de cedeses del tipo max mix verano total con hits como "ese toro enamorado de la luna" o "cómo ronea, cómo ronea". El DVD estaba intacto y cuando lo cogí (verán que no soy escrupulosa, pero a más escrupulosa más asquerosa, que decía mi abuela) sólo alcanzaba a ver el título, Padre padrone, y el símbolo de una de esas palmas que anualmente se reparten por Cannes. La carátula era simplona y a la pobre película no le habían dado ninguna oportunidad, pues estaba intacta y precintada. Supuse que fue quizás un regalo desfortunado o que llegó a la casa en cuestión acompañando a algún diario. En cualquier caso seguro que produjo una gran decepción por los austeros fotogramas que se reproducían en la parte posterior de la cinta y por no albergar rostros de brucewillis o angelinajolies. Retiré el envoltorio, la metí en el bolso y ahora la miro de reojo mientras escribo esta entrada.

La historia de Padre padrone se rueda en 1977 basándose en una obra autobiográfica que había visto la luz dos años antes. En ella el escritor y lingüista Gavino Ledda relataba su vida en la Cerdeña rural de los años 40, una vida dura y sin opciones, por el agotador trabajo que debían realizar los que allí vivían y por la feroz autoridad de su padre.

La película, rodada por Paolo y Vittorio Taviani, es bastante sobria pero sin aburrir a un espectador que no puede evitar sobresaltarse en los golpes. El título ya deja claro que la figura paterna es algo trascendental en la vida de Ledda, al fin y al cabo fue su padre quien le sacó de la escuela y le inició en el pastoreo cuando era sólo un niño. Seguramente porque no veía otra alternativa. Gavino es todo un ejemplo de superación personal, pues si llegó a escribir su propia biografía supongo que no es ningún spoiler decir que él logró cambiar su suerte y pudo iniciar otra vida que en nada se parecía a la anterior. No sin gran trabajo, desde luego. Sin haber leído la obra me imagino que los Taviani encontraron una forma muy personal de filmar la historia, ya que en la película aparece el propio Ledda aderezando la narración. La película gustó mucho en su estreno, y si por entonces estos hermanos se hicieron con la Palma de Oro en Cannes, ahora están otra vez de moda por haberse llevado el Oso de Oro en Berlín con su último film, César debe morir. Quién sabe si lo podremos ver por Sevilla dentro de un mes.



"La ley ha hecho que la escuela sea obligatoria, la pobreza es lo que no debería ser obligatorio", palabras del Padre padrone.
El guapo actor Saverio Marconi da vida a Ledda
EL auténtico Gavino Ledda




22 comentarios:

  1. Reconozco, compa Maraminiver, que estoy en deuda con la filmografía en pleno de los Taviani (menos mal que solo es una deuda de visionados de sus pelis, aunque no es la única que tengo: si todas las que tengo de ese tipo, lo fueran de dinero, estaría más quebrado que la Unión Europea…). Ésta, por lo que cuentas, debe tener su atractivo; desde luego, el suficiente como para no haber acabado junto a un contenedor. Menos mal que tú la rescat…, ejem, perdón, recuperaste, para beneficio tuyo y de tus lectores. Bonito blog, por cierto; intentaré trastear más por él…

    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias, Manuel. Bah, la deuda que comentas no es problemática. Yo si no la hubiera resca... (jajaja, qué gracia me ha hecho), digamos descubierto de esa extraña manera, tampoco sabría mucho de los Taviani. Cosas raras que tiene la vida.

      Un abrazo y bienvenido al blog

      Eliminar
  2. Me has ganado por una nariz, justo iba a verla que ya la tengo, aunque voy a comentar la ganadora de la Berlinale en cualquier momento, esa palma de oro llama la atención y parece un filme convencional -nada de rarezas- pero muy bueno. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Pues espero tus comentarios, Mario. Tengo ganas de saber qué tal está, al parecer en el Festival de San Sebastián también ha recibido buenas críticas. Padre padrone creo que te gustará. Ya me contarás cuando puedas verla.

      Besos

      Eliminar
  3. Hace muchos, muchos años que no he vuelto a ver esta peli...Me ha encantado la historia de como llegó hasta ti...A mí también me gusta observar todo ese mundo de objetos que hay alrededor de los contenedores...

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Preguntarse cómo han llegado las cosas hasta allí es la mar de entretenido. No creo que ella se queje de la adopción, está en una estantería muy bien acompañada, aunque lo cierto es que debería limpiarle el polvo más a menudo... ;)

      Un beso

      Eliminar
  4. Joer Mara, parece una historia de Vittorio de Sica... Que no te pille un reality de la tv que te hace un programa de los buenos! jaja.

    Ahora en serio, supongo que como dices se tira muchas cosas a la basura sin motivo aparente, y es una lástima, porque como tu película hay muchas cosas que valen la pena.

    Los Taviani no es que me apasionen, "Padre Padrone" es la que más me gusta de las que he visto. Son unos directores "carne de festival" demasiado sobrevalorados.


    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Jajajaja... ya lo estoy viendo... "Callejera" (¡qué mal suena!). En España no hay mucha tradición de mercadillos para ese tipo de cosas, así que supongo que tirarlas a la basura es lo más fácil cuando uno no quiere tenerlas al retortero. Además, al menos en Sevilla, cada vez hay más tipos de contenedores y más raros. Al final la gente se lía y lo deja donde puede.

      Yo tengo ganas de ver la nueva película de los Taviani. Tendré que ir al cine, no creo que caiga la breva otra vez y me la encuentre debajo de casa ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. No sé por qué me confundo a Ermanno Olmi con los Taviani; tal vez porque son italianos, los Taviani son hermanos y Olmi se llama Eramanno.
    No guardo mal recuerdo de Good morning Babilonia. Creo que tndría que verse ésta y alguna más de los Taviani. No creo que me defrauden.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

  6. Jajaja, pues sí, es un rollo italio-spagnolo que se presta a la confusión. Yo esa no la he visto! Me la apunto. Échale un vistazo a Padre padrone, a mí me gusta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Yo también era de los de mirar en las basuras (antes del reciclaje, la cantidad de suplementos o revistas que pillaba) o por la calle a ver qué me encontraba (un abrigo que me duró años).
    Me dijeron que en Barna había un día concreto en el que la gente sacaba a la calle aquellas cosas que podían servirles a otros pero que ellos ya no querían. En fin...dejemos el tema basuras.
    Hace la tira de años que no he vuelto a ver esta película. La vi de niño, pero recuerdo la escena de la meada en la clase y a él de mayor ¿haciendo una radio? en los servicios durante la mili o lo que fuera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Sí, sí, tienes buena memoria David. Yo la tengo muy mala, hay películas de las que sólo recuerdo un par de escenas. Si la película realmente me dio igual entonces no recuerdo nada, jajajaja.

      El momento meada en la clase es tremendo. Pobre Gavino.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Yo alguna vez he cogido una revista o suplemento. Envidio a la gente que recoge muebles antiguos en la basura, los restauran y les quedan maravillas. Yo como no tengo coche, ni sé restaurar…

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Yo tengo el coche pero me falta la maña... las manualidades nunca han sido lo mío. Fijo que dejaba el mueble peor que al principio, jajajaj

      Un saludo

      Eliminar
  9. Amiga, Mara. Qué recuerdo tan especial de esta película cuando la vi. En su momento, no pregunté ni por los directores ni actores ni nada de nada. Era el año del estreno de “la puerta del cielo”1981 y venia pegando tiros del cine. Vi en el cine de reestreno del barrio (programa triple, que ponían el citado film). Todos los chavalitos salimos alucinando. Con el tiempo la he revisado tres veces y creo que es la mejor obra de los hermanos Taviani. Y ese actor Omero Antonutti, me encanta se parece un montón a un profesor que tuve en el instituto. Genial, habrá que estar atento a “César debe de morir”. Besos Noir.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muchas películas llevan su historia detrás, aparte de la que nos cuentan. No estaría nada mal que volvieran esos cines de barrio con sus programas triples ¿eh? Omero lo hace muy bien, aunque espero que tu profesor no fuera tan estricto. A "César debe morir" le tengo muchas ganas...

      Besos

      Eliminar
  10. En estos últimos tiempos es casi inevitable -para quienes nos gusta el cine- tener que rebuscar en la basura para encontrar alguna "película" entre la inmundicia. Naturalmente, me refiero a la gran cantidad de estrenos que se suceden (aquí, en Madrid, se estrenan entre diez y doce títulos semanales), generalmente material de ínfima calidad, auténtica basura que hay que sortear hasta localizar entre el hedor algo rescatable.
    Sobre la película que comentas, "PADRE PADRONE", fue probablemente el trabajo de mayor éxito crítico de los hermanos Taviani y también la más estricta y didáctica. Recuerdo que en su día la vi un par de veces y me gustó mucho. No obstante, tendría que revisarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Los Taviani tenían una buena historia y creo que encontraron una buena manera de contarla. Sobre las películas que llegan a nuestras salas te diré lo que suele decir un amigo mío al salir del cine: "lo de hacer buenas películas es que no debe ser tan fácil..."

      Un abrazo, Teo

      Eliminar
  11. Yo la he visto, y en su momento en un cinclub junto a "La noche de San Lorenzo" pero no recuerdo gran cosa, sí que me había gustado más esta segunda, tengo imágenes retenidas en la memoria, mientras que de Padre Padrone la tengo desordenada por los casilleros.De los hermanos Taviani, a los que no he seguido mucho, prefiero "Las afinidades selectivas" en parte, grandísima parte, porque está "mi" Isabelle Huppert por ahí de protagonista.

    Saludos
    Roy

    ResponderEliminar

  12. No he visto "La noche de San Lorenzo", me la apunto. "Las afinidades electivas" está bien, pero me gusta más "Padre padrone". Isabelle Huppert es una actriz increíble y muy atractiva, no me extraña que te la hayas apropiado ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Mara:
    Un poco tarde pero procuro siempre darme un garbeo por aquí.
    Respecto a la película Padre Padrone como ya hace un tiempo que la vi y dejé constancia directa en FA he copiado un retazo de lo que en su día y en caliente escribí:

    "Especialmente cruda la figura del padre, el patrón, pero al que de alguna manera llegamos a entender... El lo heredó de sus padres y este de los suyos y aquel... y así hasta el infinito.

    El mundo de el padre (Antonutti) es la tierra, la tierra y sólo la tierra ...Y si acaso no, el ejercito. Pero, el saber, la cultura y la ciencia no existen. Y se siente herido en su intimidad vital más profunda cuando su hijo le confiesa sus planteamientos de vida y ambiciones.

    Para mi, la interpretación de Antonutti es magistral. A la película se lo podrán poner reparos y criticarla desfavorablemente pero a Omero Antonutti no. Ciertamente su interpretación no es "lucída" sino durísima y absolutamente cruda. No es una interpretación tipo Cary Grant en comedia americana años 50 sino una interpretación tipo drama rural italiano en los 60-70. Y a mi modo de ver está genial. Hay momentos en que se transparentan las dudas que la modernidad impone en sus costumbres y de alguna manera, sin justificarlo, lo entendemos.

    A veces la película nos propone escenas de mal gusto visual un tanto gratuito. A mi modo de ver, son innecesarias. Lo que el film nos muestra ya es suficiente elocuente. Ese punto de desagrado nos aleja un tanto de la película"

    Encontrarse una version precintada en la basura es mejor que encontrarse un millón porque el millón te pone mal cuerpo, miras para todos lados por si te han visto, te vuelves por si te siguen y por ultimo acabas devolviendolo...

    Y conste que no hablo por experiencia personal que a lo mas que he llegado es a un billete de los de 1000 de antes o 10 euros de ahora.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Jajaja, sí, mirándolo así soy una afortunada. Ya me decía mi abuela que el dinero sólo trae problemas y que por eso todo el mundo se pelea en las herencias...

      No sabía que ya habías hablado de esta peli en tu blog (cosas de incorporarme más tarde a esto).Coincido bastante con tu opinión, aunque yo creo que el mal gusto visual está justificado (esto es como los desnudos, muy relativo, ya se sabe, jajaja).

      Antonutti, magnífico. Desde luego.

      Un beso

      Eliminar