lunes, 1 de octubre de 2012

Estrategias de la supervivencia


Parece que este año el SEFF (o Festival de Cine Europeo de Sevilla, cosas de las siglas anglosajonas) quiere estar en consonancia con los tiempos que corren. A falta de un mes escaso para el inicio del evento, ya podemos ir comentando por aquí las novedades que nos esperan. Si el año pasado le tocó a Rusia, este año le toca a Grecia ser el país homenajeado. Sus películas formarán un ciclo denominado Estrategias de la supervivencia y supongo que estará marcado por un cine realizado con escasos recursos. A la fuerza ahorcan. En este blog ya se ha hablado de esa nueva ola griega, así que espero poder ver pronto lo nuevo de Athina Rachel Tsangari (su última cinta se llama Capsule y estará en el festival) y coger material para una segunda parte de ese post.

Y si Grecia es el país homenajeado, la gloria personal se la lleva esta vez Agnès Varda. A mí me queda mucho por ver de la filmografía de Varda –seguramente pueda ponerle remedio a la cosa en el festival– aunque sí que he visto un documental que dirigió la directora francesa allá por el año 2000 y que en mi opinión le viene de perlas a estos días que estamos viviendo y a ese ciclo griego que se adivina austero. Digo esto porque hace unos días daba la vuelta al mundo este reportaje del New York Times que muestra una España moribunda rebuscando en contenedores de basura. Y digo esto también porque hace una semana en nuestro Congreso se discutía una Proposición no de Ley que contemplaba el aprovechamiento de los alimentos descartados por las grandes superficies. En este contexto el documental de Varda está más de moda que nunca. En Los espigadores y la espigadora se hace un paralelismo entre las tradicionales espigadoras que nos ha regalado la pintura (por ejemplo las de Millet) y los espigadores actuales, los cuales no sólo recogen las sobras de la siega sino también los residuos de una sociedad que fabrica y destruye en exceso. Aparte de ser técnicamente novedoso y poético en ciertos momentos, Agnès se acerca de una forma bastante interesante a las vidas de los que hurgan en desperdicios, algunas llenas de miseria, otras no tanto. Y aunque en algún momento parece que la directora ve con demasiada indulgencia cierto tipo de vandalismo, lo cierto es que el resultado es un documental bastante íntimo que se mueve entre lo que se descarta, lo que se desecha y lo que se reutiliza. A veces muebles destartalados o deformes patatas con forma de corazón, otras veces vidas que se han quedado al margen del camino que todos consideramos más ortodoxo. Historias de reciclaje y por qué no, de segundas oportunidades.







20 comentarios:

  1. Amiga Mara, no se si la realidad cuando se muestra en un escaparate como The New York Times es más dura todavía pero a mi me ha dejado tocado y hundido.

    Quiero creer que saldremos de esta pero cuando veo los telediarios y a nuestros políticos hablando, sinceramente lo pongo en duda. Así que para mantener un cierto grado de cordura, cambio de canal y veo deportes o dibujos animados.

    No estoy animicamente muy dispuesto a películas como esta que comentas de Agnes Varda. A mi esto me recuerda aquello del 29, donde el cine trataba de inyectar moral antes que ser documentales de una crisis profundas. En otro momento, más fuerte anímicamente tal vez pero ahora no. Son muchos palos los que nos están dando a los españoles de a pie.

    Españolito que vienes al mundo te guarde Dios... (retomemos a Machado)

    Por cierto, gracias por seguir mis recomendaciones, eres una alumna aplicada..jajaja

    Y es que como dice mi paisano:

    "Es preferible reir que llorar y así la vida te debes tomar"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muy buenas, Father. A mí el deporte últimamente también me da sólo disgustos, jajaja (escribo esto un par de días después del Sevilla-Barcelona, aún estoy en estado de shock). El documental es anterior a nuestra famosa crisis, pero te entiendo perfectamente, los ánimos no acompañan. Yo es que soy algo masoca y aunque odie los telediarios me da por tragarme de vez en cuando las sesiones del Congreso. Total, para ver que nuestros políticos tienden a perder su valiosísimo –porque no no sale barato precisamente– tiempo metiéndose los unos con los otros.

      Lo de alumna aplicada sólo a veces. Ojalá todas las tareas fueran como las tuyas ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. No sabes la de espigadores que veo cada día frente a mi casa rebuscando en el contenedor que hay a la puerta de un Opencord... NO he visto nada de Agnes Varda, prometo veo ese vídeo en cuanto pueda.

    Por cierto, ya he visto "Ascensor para el Cadalso" y me ha gustado mucho.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Qué bien Myra. Pensé que te gustaría, menos mal que he acertado, uff ;)

      Recuerdo que cuando estuve en París me llamó mucho la atención ver una hilera continuada de personas sin hogar que hacía su vida en las salidas de aire caliente que rodeaban el Museo D´Orsay. Aquí hace menos frío, pero cada vez son más numerosos los pedigüeños y esos "espigadores". Lo cierto es que lo que ya no es válido para algunos sí puedo serlo para otros y en ese sentido el documental es bastante ilustrativo. Ya me contarás qué te parece.

      Un beso!

      Eliminar
  3. Increible Mara, no conocia ni una sola película de las que mencionas. ;-0
    Una lastima, todavia tengo mucho recorrido para aprender.

    Pero me ha gustado la imagen/video de las deformes patatas con forma de corazón. Es curioso, sacar una idea a partir de la deformidad de un tubérculo...

    Un abrazo Mara.
    SBP

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola SBP. Afortunadamente esto de ver películas no se acaba nunca. No hay día que uno se pasee por los blogs amigos que no se lleve a casa cinematográficos deberes. Así es y así debe ser ;)

      Si tienes tiempo de ver el vídeo verás que esas pobres patatas no son del agrado de los recolectores profesionales y que las dejan para los "amateurs". Con lo monas que son, dan ganas de achucharlas ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Mara! Yo tampoco conocía nada sobre estas películas ni que el festival europeo de Sevilla, tuviese un acrónimo anglosajón...en fin, no me gusta nada, yo no veo siglas castellanas por estas tierras...¬¬'
    Me ha gustado el documental, son videos que no me hubiese dado por ver yo misma, por lo que te agradezco que lo subieras.

    p.d yo también he hecho el juego de los camiones jeje

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, es que somos muy internacionales ;P

      Los documentales pasan más desapercibidos que las películas (con excepciones, como los que resultan oscarizados o los que hace el excesivamente mediático Michael Moore). Me alegro de que te haya gustado.

      Yo en el coche como no conduzca me quedo sopa. Más que viajar parece que me teletransporto ;)

      Un beso

      Eliminar
  5. Voy a ver lo de los espigadores que a mí me suena sólo a una zarzuela que nos hacían cantar en clase de música en el colegio.
    Yo de Agnes Varda he visto "La felicidad" y "Cleo de 5 a 7" y la que más me gusta es Cléo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esas no las he visto, Maribel. Aún no sé cuáles se proyectarán por aquí, así que me esperaré a ver si las puedo ver en pantalla grande ;)

      Un saludo

      Eliminar
  6. La película de madame Varda, y su secuela "Dos años después" es una gloria de esa mezcla de cine tan particular que siempre ha hecho la francesa. Aunque prácticamente, más que semi-realidad, filma lo real, a modo de documento, los personajes parecen dibujados exprofeso. Es una película que debería de ver todo el mundo, para mi fue un bofetón,que me hizo reflexionar bastante después de verla, aparte de asquearte sobre la dichosa sociedad de consumo, es cierto que tiramos mucho aprovechable, esas patatas con forma de corazón, que no tienen el "perfil" ni el calibre de venta, lo dejan bien claro. Lo malo es que lo prefieren dar a los cerdos para comer, que a los necesitados, y no quiero que parezca que estoy haciendo demagogia, pero es cierto. Estupendo ciclo, ojalá puedas ver más cosas de su extensa filmografía. Sobre el cine griego, es cierto que viene pegando, no sólo la Tsangari, Lantinos con su peli "Canino" fue todo un agradable descubrimiento el año pasado, y ya tiene nueva peli, que yo no he visto aún, posiblemente la programen por ahí. Dale saludos al sr. Cienfuegos.

    besos
    Roy

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La verdad es que no he visto la secuela y tengo mucha curiosidad por saber cómo evolucionaron los personajes de la primera parte (tengo entendido que va de eso), a ver si hay suerte y lo proyectan por aquí. Seguramente con la que está cayendo aprendamos a ser más ahorrativos, no hay mal que por bien no venga. La última de Lanthimos se proyectó en el festival el año pasado, "Alps". No está mal, pero prefiero "Canino". No sé si tras esa ha hecho algo más.

      Jajaja, como me cruce con Cienfuegos se los voy a dar, aunque me tome por loca.

      Un beso

      Eliminar
  7. Si a Cienfuegos le dejan trabajar os espera unos festivales la mar de majos.

    De Varda he visto poco, el buen documental que citas y poco más. No es que sea santo de mi devoción.
    Seguro que es más interesante los griegos que ya comentaste en otro post anterior.

    Un abrazo.



    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Yo tampoco he visto mucho de Varda, espero ampliar dentro de un mes :). Los griegos están últimamente bastantes surrealistas, pero tal y como está la realidad es algo que no me extraña.

      A ver si veo esa Sevilla de Blancanieves y te comento!!

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Ya he visto "espigadores" -famílias enteras- en las puertas de los Mac Donalds cuando cierran esperando que les den comida sobrante, como había visto en Buenos Aires en el 2000, cuando vivía allí. Es muy triste.
    Por cierto que acabo de ver "Blancanieves" y me ha gustado aunque las comparaciones con "The Artist" son inevitables pero es una buena historia parra evadirse un poco de esta realidad.
    Ah, el Sevilla-Barça lo vi con una pata de conejo que me han regalado, no sé si llegó a influir en algo. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si logramos sobreponernos a todo esto. A los argentinos le está costando. Justo ayer le echaba un vistazo al paso de Kirchner por Harvard. Sin comentarios.

      Blancanieves está gustando mucho, me alegro. Yo aún no he podido verla.

      Ummm, ni quiero llevar encima patas de conejos ni soy supersticiosa... pero espero que se te pierda la tuya ;P

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Amiga, Mara. En esta ocasión me coges como en los mejores momentos del correoso Julio Salinas (en fuera de juego). Desconozco a la autora y su obra. En fin, que vaya la cosa tranquilita y entretenida por Sevilla con Mr. Cienfuegos. Besos Noir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bueno, es que en esto del cine hay mucha gente, es imposible conocerlos a todos.

      Yo no soy tranquila pero espero entretenerme mucho ;)

      Besos

      Eliminar
  10. Hasta el ciclo dedicado al cine griego parece que va por la austeridad. Qué desgracia!
    Creo que los del New York times exageraron, o más que exageraron, manipularon la realidad porque intentan hacer ver sólo una parte, que cada vez se agranda más, eso sí es cierto, de la sociedad, la más hundida. Creo que los anglosajones nos tienen un poco manía, sobre todo los británicos. Siempre con sus dudas sobre España, siempre malmetiendo. Ellos desde fuera (debe ser por ciencia infusa) saben más que los que hacen los test a los bancos para saber de su situación para meterles más dinero (algo de coña, pero ese es otro tema)
    A este paso el retrato de España en muchos lugares será parecido al que hacía Millet en sus obras, esa pobreza tan triste sin perspectivas de futuro.
    Y ahora resulta que las patatas de corazón son difíciles de pelar. Hay que joderse!

    Un saludo, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Pues sí, a ahorrar tocan. Parece que el New York Times se está empapando del pesimismo de su columnista Paul Krugman. Éste cada vez que nos coje nos deja K.O. (hoy nos dedica otro titular: "Las consecuencias económicas de Mister Rajoy"). La verdad es la mala imagen no ayuda.

      Lo de difíciles de pelar dependerá del hambre que se tenga y del vicio de cada uno. Yo ahí soy muy mañosa ;)

      Un saludo

      Eliminar