jueves, 5 de abril de 2012

El caso Lynch

Hace poco leí este artículo sobre el polémico David Lynch, que es ya en estos días un señor de sesentayalgo y que sigue igual de surrealista que siempre. El artículo habla de la última faceta descubierta por el cineasta de Filadelfia, la musical, y nos habla del vídeo que como era de esperar, él mismo ha dirigido.
 
Crazy Clown Time, el tema en cuestión,  parece ser la descripción de lo que sería un botellón yankee con todos los ingredientes que suelen éstos contener: Cuerpos jóvenes, sobrehormonados y a veces excesivamente descubiertos, cerveza a mansalva y ganas de hacer el cafre. La letra relata los hechos, el vídeo a la par los muestra y además añade gritos enaltecidos y algún que otro gemido semiorgásmico.

Al verlo he caído de nuevo en que yo nunca he sabido que pensar del Sr. Lynch. Me gusta mucho "El hombre elefante" y otras de sus películas, como "Carretera perdida", no me gustan nada. Podrían algunos inferir que el problema lo tengo con el Lynch más irreal y delirante, pero tampoco esto es tan así, puesto que prefiero películas como "Mullholland Drive" o "Corazón Salvaje" a la mucho más sencilla "Una historia verdadera" que no me hizo ni fu ni fa, la verdad. Para mí, Lynch es ese nombre que me arranca siempre en las conversaciones un eterno "no sé"  porque no tengo apenas argumentos para erigirme a favor o en contra. Y a lo mejor debería tenerlos porque para muchos la cosa está más clara: Lynch es bueno o malo, sorprende o estafa.

Haciendo un ejercicio de autoanálisis respecto a Crazy Clown Time, puedo decir que a mí la música electrónica me gusta, incluso cuando peca de repetitiva, y en este caso me gusta la base de batería. Me pone nerviosa la letra sencilla y extravagante y la voz chirriante de Lynch, pero supongo que eso es lo pretendido en el tema. Respecto a las imágenes, en la mayoría de los casos yo soy mucho más de lo sutil y de lo que no se ve, aunque en este caso he de decir que no me importa en absoluto contemplar –o casi–  los hermosos y grandes pechos de la muchacha y las frikadas de los teenagers. No lo veo provocador (a estas alturas sería una provocación trillada y excesivamente fácil) y no sé si lo que quiere es resultar un poco enloquecedor y alucinógeno. A lo mejor en vez de con incienso y torrijas debería haberlo visto con cerveza y un par de pitillos. Quién sabe. Una vez más, no sé muy bien qué decir.

Y para despedirme les dejo el vídeo, ese  canto al erotismo degenerado, crítica a la decadencia americana o lo que quiera que sea. Ya me comentan ustedes lo que les parece.


8 comentarios:

  1. Hola Mara.
    Logicamente este es un video para los fans de Lynch. Para los demás supongo que les parecerá horrible.
    Yo soy un admirador de toda su obra. Me parece uno de los más grandes directores de los últimos años. Llenas de películas magistrales. Si tuviera que quedarme con una sería "Carretera Perdida" obra maestra del cine moderno, que cada visión me ofrece más cosas nuevas y desasosiego. Veo que no coincido contigo.
    Lleva mucho tiempo sin dirigir y el cine lo nota.
    ¿El video? ... extraño y bizarro. Una locura experimental más, de este genial director. Pero particularmente me gusta más su cine.

    En esta ocasión no coindimos mucho en los gustos. Es lo que tiene Lynch, o se le ama o se le odia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Noodles. A mí el vídeo no me parece horrible, pero tampoco sé muy bien qué pensar. Vuelvo a mi "no sé" básico. Se le ama o se le odia, es verdad, pero yo en la batalla de lynch no puedo tomar bando.

    En lo de Carretera Perdida sí que no nos ponemos de acuerdo pero bueno, en mi opinión, las diferencias son siempre enriquecedoras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Con Lynch tengo una relación extremista: Love and Hate, similar a aquello de La noche del cazador (evidentemente no de Lynch). Sin embargo el que te gusten unas cosas mucho y otras nada, entiendo que no tiene nada que ver con un video que bajo la apariencia lícita de poner de manifiesto una degeneración social consecuencia, probablemente, de tantísimo "sueño americano" (extensible a otras sociedades) lo que acaba siendo es un producto publicitario y egocentrico del propio Lynch.
    No es que lo que muestra el video no exista. Existe y es el pan de cada día y de cada noche. Pero a mi el video me parece que es una forma de Lynch de decirnos, "yo he tenido los redaños para filmarlo y mostrarselo a una sociedad hipócrita". Esto no acaba gustándome...

    En cualquier caso admite múltiples interpretaciones y no digo que la mía sea la única.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Father. Tienes razón, quizás sólo sea un tipo de publicidad para mostrarnos su rebeldía porque puede ser que a estas alturas Lynch no pueda permitirse dejar de ser un provocador. En cualquier caso creo que me gusta la canción, aunque si yo tuviera que rodar el vídeo sería bastante diferente. Bien es cierto que yo de vídeos no tengo ni idea y que como directora seguramente pasaría mucha hambre, así que yo tampoco voy a criticar mucho al sr. Lynch. Como director, veo que tenemos la misma opinión: a veces gusta, a veces disgusta. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. El video es como dicen solo para los Lynchianos xD Pero es que Lynch es todo un directorazo, unico en su especie y que lleva a sus espaldas algunas obras de enorme calado, como Terciopelo azul, el hombre elafante o Mulholland Drive.
    Descubro tu blog y parece que no llevas mucho tiempo, pero sigue asi que de lo poco que he visto es muy bueno. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Daniel. Veo que hay muchos Lynchianos por aquí. A mí El hombre elefante me gusta muchísimo, Mulholland Drive bastante, y Terciopelo azul... ¿Te crees que no sé qué decirte sobre Terciopelo azul?

    En cualquier caso, me alegra verte por aquí. Como dices, aún soy novata en esto de los blogs, pero le estoy cogiendo el gustillo. Un saludo y gracias por los ánimos.

    ResponderEliminar
  7. Pues obviamente, como podrás suponer por el nombre de mi blog, yo soy lynchniano convencido. Me encanta el video, aunque es cierto que solo es para fans. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenido David (veo que compartes algo más que admiración con ese director...), por aquí hay unos cuantos Lyncheanos, como dice Daniel, así que siéntete como en casa. Yo por lo pronto al Lynch musical le estoy cogiendo el gustillo. Un saludo.

    ResponderEliminar